Su navegador no acepta javascript
 
30 de octubre de 2020
Historia de la ciudad

Algunas referencias históricas de Torrenueva, las encontramos en:

El erudito motrileño Manuel Rodríguez Martí, escribía:


“Dicen mis paisanos, que allá por los años 57 a 58 hubo una crecida extraordinaria en la rambla de Villanueva, a consecuencia de la cual se descubrieron los cimientos de todo un pueblo, pudiéndose ver trozos embellecidos, pintura de gran gusto (....) el espacio descubierto empezaba en la Rambla de Puntalón y terminaba en la loma del Cabo Sacratif.


Estos hallazgos los situaba en un pago de nombre PATERNA por lo que el escritor Saavedra en su obra ABDERRAMAN I afirma que el desembarco forzoso del pretendiente Omeya recogido en el Fath al-Andalus tuvo lugar aquí desde donde partiría hasta Almuñécar: “... Y Allah nos ordenó lo que deseaba, vencimos a nuestro enemigo y viajamos por el lugar que queríamos, luego navegamos, el mar y el viento nos hizo varar en un lugar al que se llamaba b.y.t.ra. n.yana. Después una sacudida nos alcanzó en el mar por el soplo (sic) de los vientos...” La última referencia histórica a la alquería se sitúa en el S. XII por parte del geógrafo al –Idrisi: "De cAdra a la alquería de Balisãna, 20 millas, y es una alquería poblada sobre la orilla del mar. De aquí a marsà-l-Firrüy , 12 millas, y es un puerto como un pequeño estanque. De aquí a la alquería de Batarna, 6 millas, y en ella hay una mina de atutía que es superior a las mejores minas de atutía. De aquí a la alquería de Salawbiniya, 12 millas. De Salawbiniya a madïna al-Munakkab en el mar, 8 millas. De al-Munakkab a Sat, 18 millas”.


Desde el S. XII no encontramos referencias históricas hasta el S. XVI, en el que se vuelve a denominar a este lugar como “Pago de Paterna” * (A. Malpica Cuello. La Villa de Motril y la Repoblación de la costa de Granada).


Resulta de gran interés significar que este lugar fue un fondeadero utilizado desde la época antigua en el que existían unas salinas que abastecieron los salazones de la ciudad de Sexi (Almuñécar). Estas salinas se mantuvieron funcionales hasta el siglo XX y desaparecieron bajo el ímpetu de la urbanización orientada al turismo.