Su navegador no acepta javascript
 
30 de octubre de 2020
Rutas turísticas e hitos de interés

 

La Costa Tropical es una buena opción para tomar el sol sin complejos a lo largo de sus 920 metros de playas destinadas al naturismo. La Joya, El Muerto o Cantarriján son tres saludables opciones. Las tres playas naturistas que existen en la costa de Granada tienen en común ser sitios apartados y tranquilos. La Federación Naturista Internacional aconseja practicar el naturismo sólo en lugares destinados a esta opción.

A TENER EN CUENTA:

 Dónde ir  

- Playa de El Muerto o de El Ahogado. Hacia el final del Paseo Marítimo de Almuñécar, en dirección a Málaga. Reconocida desde 1996.

- Playa de Cantarriján. Reconocida como naturista. Almuñécar. Acceso antes de abandonar la provincia de Granada, en dirección a Málaga, por la N-340.

- Playa de La Joya, en Torrenueva. Al lado del Faro de Sacratif, a 7 kilómetros al Este de Motril, por la N-340, en el km. 339,1.

Sentir la brisa en contacto directo con la piel, liberarse de complejos o ponerse moreno de forma integral son razones que aducen algunos de los 400.000 naturistas que hay en España. La Costa Tropical es una buena opción para introducirse o practicar el naturismo o nudismo, a lo largo de unos 920 metros de playas poco concurridas. La paradisíaca de La Joya (en Torrenueva), Cantarriján (en Almuñécar, enclavada en un paraje natural,) o El Muerto, en la misma localidad sexitana, céntrica y a pocos minutos del paseo, son las tres opciones que pueden encontrar los que no tienen problemas en mostrar su cuerpo sin tapujos bajo el sol.

Los términos de naturismo y nudismo nacieron unidos, pero con el tiempo han llegado a expresar conceptos que se diferencian de manera sutil. El primero hace referencia a una forma de vida en armonía con la naturaleza en aspectos como la alimentación, la salud o la higiene, mientras que el nudismo se limita a la exposición del cuerpo a los elementos naturales. 

Los que lo han probado dicen que piden al resto no sólo respeto, sino que lo prueben, porque están seguros de que repetirán cuando sientan, por ejemplo, el agua del mar refrescando todos los poros de la piel. Desde la abolición de la Ley de Escándalo Público, en 1989, la legislación española no contempla el nudismo como delito, por lo que la exposición del cuerpo desnudo en cualquier playa, salvo excepciones, no está tipificada; sin embargo, la Federación Naturista Internacional aconseja que se practique tan sólo en lugares destinados a esta opción personal o en playas poco frecuentadas.

Las tres que hay en la costa de Granada tienen en común ser sitios apartados y tranquilos, algunos de difícil acceso. La más occidental de todas es Cantarriján, enclavada en el Paraje Natural de Maro-Cerro Gordo y es también la situada más al oeste de las playas de Almuñécar, a 8 kilómetros de la ciudad sexitana, en dirección a Nerja. 

El acceso a la zona se puede realizar desde la carretera nacional 340, una vez pasada La Herradura, por dos vías diferentes: una asfaltada y con tramos de importante desnivel (por el desvío hacia el Mirador de Cerro Gordo) y otra, de tierra, con menos pendiente (inmediatamente después del último túnel de la provincia), pero que en la actualidad está en muy malas condiciones. La señalización deja bastante que desear. El descenso es interesante por su vegetación y merece la pena realizar paradas para observar las vistas, con precaución de no encontrarse con un vehículo de frente por la estrechez del camino.

Cantarriján, situada junto a los acantilados de Cerro Gordo, está reconocida como nudista desde 1996, aunque tuvo su boom en los años 70, y es de las tres nudistas del litoral granadino la que cuenta con más servicios: limpieza diaria, dos chiringuitos-restaurante, aparcamiento, duchas, sombrillas, tumbonas y hasta masaje en plena playa. Aunque, eso sí, nada es gratuito, incluso el parking que está abierto de forma ininterrumpida durante el día y que cierra de noche.

La playa, que toma el nombre del barranco que hay en la zona, tiene una longitud de 350 metros lineales y una superficie de 13.600 metros cuadrados, con capacidad para unos 2.800 usuarios. Un peñón divide en dos partes la playa. En la primera de ellas, más concurrida, se entremezclan nudistas y ‘textiles’ (los que van vestidos, según el argot), cuya presencia se extingue prácticamente tras el paso a la mitad de levante, de arena de grano grueso y poco oleaje. 

Hay que advertir a los curiosos que paseen vestidos por la playa nudista que pueden ser objeto de aplausos como rechazo a su intromisión.

A pocos minutos del Paseo de San Cristóbal está la tranquila playa de El Muerto, a la que se accede dirigiéndose a poniente hasta llegar a un punto donde se termina la playa de Cotobro. En ese punto se encuentra una indicación con la leyenda “Playa Naturista de El Muerto”, se desciende por unas escaleras y se continúa andando unos 500 metros por unas pasarelas construidas en medio de las rocas. Está rodeada de un fuerte cortante con una urbanización de chalets en lo alto. De arena gruesa, tiene una longitud de 280 metros y una superficie de 5.500 metros cuadrados, en los que caben unos 1.100 usuarios. A ella acude también público no nudista, familias y algunos grupos de hippies. En ambientes homosexuales también es conocida como ‘El Muerto Rosa’.

La más espectacular es una sucesión de pequeñas calas aisladas, de acceso difícil, en Torrenueva, que hacen honor a su nombre: La Joya. Nada más iniciar el descenso por las docenas de escalones que conducen a ella, en medio de un olor a pino, se pueden observar unas vistas preciosas, de mar turquesa y aguas transparentes. Las otras calas, de diferentes tamaños y difícil acceso la primera (a nado o por las rocas), e imposible las siguientes –a no ser por mar–, continúan hasta la misma base del Cabo de Sacratif.

Esta pequeña playa de 280 x 40 metros de arena de grano medio y grava está encajada entre el Cabo de Sacratif y el Peñón de Jolúcar, a 7 kilómetros de Motril y muy cercana a Torrenueva. No tiene servicios y a ella acuden tanto nudistas como ‘textiles’. Es la más difícil de encontrar, porque tan sólo cuenta con una señalización a la salida de Torrenueva, pero ninguna para tomar el camino correcto en la subida hacia Carchuna, en la N-340. Es posible aparcar al inicio de este sendero. Pese a las dificultades de acceso, merece la pena.

 




La riqueza natural del litoral torreño ofrece múltiples posibilidades para la práctica de actividades al aire libre: deportes náuticos (windsurf, submarinismo, esquí náutico, senderismo), o bien aprovechar las infraestructuras deportivas situadas en la zona recreativa de la Cañada Vargas, donde es posible jugar al tenis o al frontón y el Polideportivo Paulino Salgado que cuenta con un campo de fútbol de césped artificial y gimnasio público.

Además esta localidad cuenta con distintas rutas de senderismo de corto y medio recorrido, escasa dificultad y fácil acceso, accediendo a las mismas, bien desde la misma localidad bien desde los pueblos cercanos de las Ventillas, Pueblo Nuevo, Tablones y La Garnatilla, Carchuna, Calahonda, etc., recorriendo rutas como las de:

- SAN CAYETANO: Se realiza principalmente, en la madrugada del 6 al 7 de agosto, desde Torrenueva hasta la ermita de San Cayetano, con el siguiente recorrido:

· Torrenueva- Pueblo Nuevo (a través de una pista de tierra)

 ·Pueblo Nuevo – La Garnatilla (asfalto)

· La Garnatilla - Ctjo Alcántara (Pista de tierra)

· Ctjo Alcántara – Ermita de San Cayetano (pista de tierra)

- DEL FARO SACRATIF: Partiendo desde Torrenueva hacia las pistas de tenis de la Cañada de Vargas, siguiendo el Camino del Canal hacia Carchuna

Este camino pasa por un área de ocio y descanso donde se encuentra ubicado un MIRADOR PANORÁMICO desde el que se divisa el Puerto de Motril y la playa y pueblo de Torrenueva, siendo esta ruta de gran interés histórico, turístico, paisajístico, cultural y medioambiental ya que enlaza elementos patrimoniales como el aljibe del S. XIX, el YACIMIENTO ARQUEOLÓGICO del MARAUTE, que algunos autores lo identifican como la alquería islámica de Paterna, que sitúan la existencia de explotaciones mineras y salinas en la zona y finaliza en el CABO Y FARO SACRATIF.

- RUTA DE LA PLAYA DE LA JOYA: Este sendero comienza al final del Paseo Marítimo de Torrenueva, subiendo por la vertiente del Peñón de Jolucar pasando por el “Tajo de los Burros”, se accede a un acantilado con una cala de arena negra, donde se practica el naturismo. 

Desde estas calas se pueden observar las cabras montesas que bajan a tomar la sal que necesitan para su alimentación.